Para esta pieza única destinada a las subasta benéfica Only Watch 2015, Chronoswiss elige como su protagonista a la criatura mítica Ouroboros, famosa por su forma de serpiente mordiendo su propia cola, construyendo así una forma circular e infinita. Los egipcios la asociaban con la unidad cósmica y la recreación eterna. Esta aproximación al concepto de eternidad resulta en una analogía del reloj casi predestinada, según Chronoswiss.

Dentro de su caja de oro blanco, se encierran innumerables oficios artesanales, encontrados sobre todo en el tallado del Ouroboros en el disco de oro, los detalles Côtes de Genève en antracita galvánica y un mecanismo sonoro sutil que resuena al paso del tiempo. La creación de esta pieza coincide con el 30º aniversario de la Manufactura y la sexta edición de la subasta organizada por la Asociación Monegasca contra la Distrofia Muscular. Las ganancias obtenidas de ella se destinará a la lucha e investigación sobre la Distrofia Muscular Duchenne.