Chanel es sinónimo de feminidad y perfección arquitectónica, así lo constatan sus líneas de relojes que expresan en cada detalle la artesanía excelsa de su Alta relojería. Este año, la Maison engrandece su colección Mademoiselle Privé con una pieza inigualable que engloba las habilidades artísticas de sus Métiers d’Art.

Se trata del Mademoiselle Privé Camélia Skeleton, dotado del nuevo calibre 2.1 con manufactura Chanel. Esta referencia con movimiento de cuerda mecánica otorga una reserva de marcha de hasta 48 horas. Además, cuenta con un sistema de antichoque para proteger el equilibrio.

Su sofisticada caja redonda de oro blanco presume un bisel con engaste de 60 diamantes talla brillante. En su impresionante esfera de platina superior y ónice negro resplandece su esqueleto de oro blanco con 185 diamantes donde se dibuja una flor de Camelia, la preferida de Coco Chanel. La corona en oro blanco con cabujón en ónice acentúa la belleza de la pieza.

También hay disponible una versión con 242 diamantes en su disco dedicado a las mujeres que buscan un lujo superior. Se ofrece con una correa en satén negro con cierre doble desplegable en oro blanco en total sintonía con la pieza. El nuevo Mademoiselle Privé Camélia Skeleton es hermético hasta 30 m bajo el agua y refrenda la maestría relojera de Chanel.