Después del modelo Lionfish (pez león) lanzado en primavera, Ulysse Nardin enriquece su colección femenina Jade con un nuevo reloj dedicado a la hermosa vida marina y con un hermoso disco de esmaltado champlevé

La colección Jade nació en 2013, con la idea de tomar en cuenta el delicado estado de la manicura de una mujer, sobre todo al manipular las funciones de un reloj mecánico. Pensando en ello, Ulysse Nardin creó el calibre UN-310, con un innovador sistema de corona: no se requiere jalar de la corona para dar cuerda al reloj, establecer la hora o ajustar la fecha, sólo basta un sencillo giro. Por otro lado un discreto indicador en el disco indica a la usuaria cuáles son las funciones que se están ajustando al momento.

El nuevo Jade Jellyfish de Ulysse Nardin alcanza nuevos niveles en cuanto a la belleza de sus artes decorativas. A este modelo se añade un esmaltado realizado con la técnica champlevé, dominada por los especialistas de Donzé Cadrans, miembros del grupo de compañías de Ulysse Nardin.

Esta técnica implica el grabado con cincel de varias celdas en el metal del disco, que posteriormente se rellenan con un esmalte vítreo. El disco después se calienta hasta que el esmalte se funda y después se suaviza con herramienta especial. El paso final, que también es el más delicado, consiste en enriquecer el motivo de la medusa con un cincelado de todas las partes de metal en la superficie.

El Jade Jellyfish además presume de un engaste de 114 diamantes. Su caja, de oro blanco de 18 quilates con fondo de zafiro, es hermética en hasta 30 metros de profundidad.