Audemars Piguet cautiva año tras año gracias a las creaciones que emite con su incomparable savoir faire. En el reciente SIHH 2019, la Maison presentó una versión espectacular de su emblemático modelo Royal Oak, ahora con acabado Frosted Gold en su estructura y bisel que evoca las tonalidades del arcoíris.

El Royal Oak Frosted Gold Doble Volante Esqueletizado se encuentra resguardado por una caja de oro blanco de 18 quilates con acabado micro martillado. Su bisel posee un engaste de 32 zafiros talla baguette y enmarca una esfera esqueletizada en rodio. A través de este disco se puede admirar su doble volante dorado, una patente de la Manufactura. La lectura del tiempo se visualiza con índices aplicados y manos en oro rosa con tratamiento luminiscente.

En su interior alberga el calibre 3132, un movimiento de remonte manual con frecuencia de 3 Hz. Este mecanismo de 245 componentes confiere una reserva de marcha de hasta 45 horas. Sus decorados como su arquitectura son visibles por el reverso y anverso de la caja.

Se abraza a la muñeca a través de un brazalete de oro blanco de 18 quilates con hebilla desplegable Audemars Piguet; cabe mencionar que se integra de manera perfecta a la caja, la cual otorga hasta 50 metros de hermeticidad con la corona atornillada.