En el reciente SIHH 2019 se presentó la décima colaboración entre MB&F y L’Epée 1839, dos Casas relojeras que sin duda se erigen como referentes en cuanto a innovación se refiere. Esta pieza llamada Medusa toma el nombre de la enigmática creatura que ha cautivado la imaginación del hombre, proyectando su figura incluso en la mitología griega. Ahora, se materializa en el mundo de la horología a través del ingenio de MB&F y L’Epée 1839.

Dotado de un cuerpo de cristal de Murano soplado a mano que ofrece resistencia y aspecto delicado; su cualidad transparente permite visualizar en su interior horas y minutos a través de dos anillos giratorios y un indicador fijo delante de ellos. Además posee recubrimiento de Super-LumiNova para garantizar la lectura óptima del tiempo y resplandecer en la oscuridad como una verdadera Medusa.

Disponible en tres versiones que se caracterizan por la tonalidad azul, verde o rosa de su cúpula de cristal y dos configuraciones para su exhibición: con soporte especial de acero y patas curvas para colocarse en superficies planas, o suspendido del techo a través de una pieza situada en la parte superior y ataviado en el otro extremo con tentáculos de cristal de Murano soplado a mano.

En su interior, y visible a través de su estructura, se encuentra un movimiento suspendido de 155 elementos con frecuencia de 2,5 Hz. Este mecanismo con reserva de marcha de 7 días cuenta con Sistema Incabloc de protección contra golpes y presume acabados côtes de Genève, satinado, achaflanado, pulido, arenado, graneado circular y vertical. Cabe señalar que su llave integrada en la parte inferior ajusta la hora. 

La Medusa de MB&F y L’Epée 1839 está limitada a 50 unidades por modelo. Sus dimensiones cuando está suspendido son de 286 milímetros de alto x 250 milímetros de diámetro y 323 milímetros de alto x 250 milímetros de diámetro sobre superficie plana.