Este año y en esta 11ª edición del Salón Internacional de Alta Relojería México, una de las complicaciones que más vimos destacarse fue la de la sonería. Razón especial para que una de las Manufacturas más innovadoras en este ámbito, Audemars Piguet, pusiera de manifiesto su savoir-faire, materializado en el nuevo Jules Audemars Repetición de Minutos Supersonnerie.

Este nuevo modelo impuso una nueva marca en la industria de la Alta Relojería, coronándose con el título del mejor sonido en un reloj de pulsera. Como escuchamos del mismo Michael L. Friedman, historiador y comisario del Museo Audemars Piguet en Le Brassus, el desarrollo del Jules Audemars requirió de años y un equipo multidisciplinario compuesto por maestros relojeros y especialistas en acústica. Se trata también de la evolución de los primeros mecanismos de repetición de minutos de inicios del siglo XX y encontrados en los relojes-pendiente de mujer.

Más allá de su inmejorable tecnología, el Jules Audemars se presenta con una caja redonda de platino, una forma que habíamos dejado de ver en los modelos de la firma, además de numerales romanos sobre una esfera de esmalte azul como perfecta remembranza de los modelos clásicos de Audemars Piguet.

Es el sonido más puro jamás logrado por la Manufactura, donde todos los elementos de su caja evitan que, al usar en la muñeca el Jules Audemars, se reduzca el volumen o absorba la intensidad de los sonidos. Como lo mostró personalmente Claudio Cavaliere en el SoundLab del SIAR 2017, al colocarse el Jules Audemars en la muñeca, el sonido simplemente se amplifica.