El Oyster Perpetual GMT-Master de Rolex es una pieza imprescindible para cualquier coleccionista, una referencia que cualquier entusiasta de la firma anhela. Desde 1955, año de su lanzamiento, se ha erigido su propia historia y éxito. Además de convertirse en reloj oficial de la Pan American World Airways (Pan Am) en el auge de la compañía de aviación, logró un gran éxito y la gente le otorgó el sobrenombre de “Pepsi”, debido a su disposición de tonalidades azul y roja en su bisel de 24 horas. Un diseño que ha sido replicado en constantes ocasiones.

Este año Rolex sorprendió al mundo de la horología con una versión de esta mítica referencia, el Oyster Perpetual GMT-Master II. Por primera vez este diseño se propone en acero Oystersteel con brazalete Jubilé. Estos elementos que identifican inmediatamente a la marca incursionan en este modelo histórico; sin lugar a dudas, Rolex escucha a su público pero siguiendo su tradición.

El Oyster Perpetual GMT-Master II está dotado por un nuevo calibre: el 3285, con 10 nuevas patentes y derivado del 3255 que anima al Day-Date del 2015. Este movimiento de cuerda automática cuenta con escape Chronergy, fabricado en níquel-fósforo y certificado COSC más certificación Rolex tras el montaje. Confiere a este nuevo clásico de una notable reserva de marcha de hasta 70 horas.

Su caja Oyster de 40 mm, rediseñada en asas y flancos para montar el brazalete Jubilé, presume el bisel en Cerachrom bicolor y enmarca una elegante esfera negra con indicadores blancos y aguja GMT en tonalidad roja, lo que permite una legibilidad rápida de los dos husos horarios. Con esta pieza, Rolex demuestra su evolución y entrega una de las versiones más deseadas después de la presentada en 2014 que se identifica por su caja de oro blanco y brazalete Oyster.

Total
880
Shares