Rolex y el Gran Premio de México celebran a Jackie Stewart

La reciente edición del Gran Premio de México 2018 fue testigo de la relación de Rolex con la Fórmula 1, un vínculo natural basado en la constante búsqueda por la excelencia y la precisión mecánica. En el marco de este evento, la Casa relojera, quien funge como Socio Mundial y Reloj Oficial de esta prestigiosa competición, hizo gala de su tradición al conmemorar el medio siglo de Sir Jackie Stewart como Testimonee Rolex.

La leyenda escocesa e ícono del automovilismo, se unió a la familia de Testimonees Rolex en 1968, desde aquella época ha conquistado las pistas más importantes y tres Campeonatos Mundiales de Pilotos de Fórmula Uno de la FIA, erigiéndose como un piloto legendario.

“Me siento honrado de haber estado con Rolex durante los 50 años, es un compromiso excepcional y hemos compartido un increíble viaje juntos. Todavía estoy tan impresionado y asombrado de la marca hoy como lo estaba cuando compré mi primer Rolex. Uno de mis más apreciados valores es la atención al detalle, porque si cuidas las pequeñas cosas, las grandes se cuidarán a sí mismas. Y definitivamente aprendí eso de este magnífico deporte y de esta prestigiosa marca de relojes: la asociación entre Rolex y el deporte del motor es el matrimonio perfecto”, Sir Jackie Stewart a propósito de su larga data con la Manufactura.

Además de sus Campeonatos Mundiales conquistados en 1969, 1971 y 1973, su palmarés enmarca 27 victorias, 43 podios y 17 pole positions en 99 carreras. Cabe destacar que en 1997 fundó su propia escudería Stewart Grand Prix.

Sir Jackie Stewart, agregó: “Estoy increíblemente orgulloso de todo lo que he logrado a lo largo de los años, dentro y fuera del automóvil, y Rolex ha sido una parte clave de esta increíble aventura: cada reloj cuenta su propia historia. Compré mi primer Rolex tras calificar en Indianapolis 500, antes de convertirme en Testimonee de Rolex.  Fue un Rolex Day-Date en oro de 18 quilates con el brazalete President, inmediatamente estableció mi amor y respeto por Rolex. El reloj que atesoro particularmente es mi nuevo Daytona. Rolex me lo presentó en 2016 en el Gran Premio de Mónaco para celebrar el 50 aniversario de mi primera victoria. Tiene un grabado especial en la parte posterior del reloj, que por supuesto lo hace más importante para mí. Rolex se ha convertido en el reloj más deseado del mundo: la estima, el prestigio, el orgullo de propiedad que Rolex ordena es inigualable”.

De esta forma, el Gran Premio de México 2018 fue la ocasión perfecta para conmemorar esta relación, la más importante entre el mundo de la relojería y el automovilismo, dos íconos que engrandecen sus nombres simultáneamente y brillan por sus notables logros.

Total
50
Shares