Rado tomó la teoría “Architectural Polychromy”, desarrollada por Le Corbusier en 1931 y 1959, como fuente de inspiración para la creación de su más reciente colección: “True Thinline Les Couleurs Le Corbusier”.

El colorista Le Corbusier, diseñó 63 colores a los cuales atribuyó importancia arquitectónica argumentando que la combinación de estos tonos genera una ilusión de espacio y profundidad.

Desde entonces, la paleta ha ganado popularidad en el campo del diseño arquitectónico, por lo que Rado decidió homenajear al experto integrando 9 de las tonalidades en la cerámica de alta tecnología que define a la colección “True Thinline” de la relojera suiza.

De esta forma, cada modelo de la colaboración de la maison con Les Couleurs Suisse sobresale por su estilo delicado, minimalista y monocromático.

Matthias Breschan, CEO de la relojera, aseguró que cada color limitado a 999 piezas es resultado de un trabajo de 10 años:

«En realidad, hemos estado trabajando en esto durante 10 años, nos llevó mucho tiempo ajustar los colores».