Su ternura, aspecto amistoso y proclividad a las travesuras, han convertido al panda en uno de los animales más populares y también en objeto de grandes esfuerzos por salvaguardar su hábitat y garantizar su reproducción.

El panda, rodeado de sus infalibles entramados de bambú, se traslada de las zonas montañosas de China hasta la esfera esqueletizada del nuevo RM 26-01 Tourbillon Panda de Richard Mille. Una edición limitada a 30 piezas, realizada en oro rojo y blanco de 18 quilates, con decenas de diamantes y zafiros vistiendo la caja y dando forma a la representación del adorable panda.

Además, la placa base del Tourbillon Panda de Richard Mille se ha creado en ónix negro, un material considerado en diversas culturas como un amuleto contra embrujos y que simboliza el equilibrio y la inspiración. Para dar continuidad a este profundo negro, los elementos de titanio en el puente se han tratado con PVD del mismo color, haciendo resaltar la armoniosa configuración del panda y el tourbillon.

El RM 26-01 Panda Tourbillon de Richard Mille está empoderado por un movimiento de carga manual con reserva de marcha de aproximadamente 48 horas indicada por un marcador rojo entre las 10 y 11 horas. Su caja, una de las más complejas y ergonómicas de la industria, ofrece hermeticidad total en hasta 50 metros de profundidad y se mantiene firme en la muñeca gracias a una correa negra de piel.

Total
10
Shares