Oris está celebrando el 80 aniversario de su referencia más emblemática: el Big Crown Pointer Date, una pieza fabricada inicialmente como instrumento de precisión para los pilotos aviadores y que fue clave para el resurgimiento de la casa relojera en la época de la crisis del cuarzo. Ahora, Oris hace hincapié en esta gran historia y tradición con una nueva edición especial.

El Oris Big Crown Pointer Date 80th Anniversary Edition cuenta con un diseño atemporal, su caja realizada en cobre con 40 mm de diámetro, adquirirá una pátina única con el paso del tiempo. Por su parte, la corona sobredimensionada y el bisel estriado, están fabricados con el mismo material.

En su esfera verde ostenta una aguja adicional con punta roja para indicar la fecha en la periferia del disco. La tonalidad de sus números y escala minutera logran un contraste armónico mientras que sus manos están tratadas con Superluminova C1/C3 para garantizar su legibilidad en la oscuridad.

Este guardatiempos que celebra al pilar más importante de Oris, alberga en su interior el calibre Oris 754, base SW 200-1. Un movimiento automático con autonomía de 38 horas y rotor rojo bidireccional que se puede admirar a través del cristal mineral transparente en el reverso de la caja. Se ofrece con una correa de piel café oscuro con hebilla de bronce que refuerza el estilo vintage de este reloj hermético hasta 50 metros bajo el agua.