• Y también un nuevo y vibrante color azul que le confiere a esta pieza un estilo único, ideal para todas las ocasiones.

El azul más intenso del cielo se atrapa en la esfera de esta pieza legendaria de Oris que, aunque nació pensada para ofrecer un alto rendimiento a pilotos, nos regala también una elegante apariencia, perfecta como acompañante inseparable en cada momento de la vida.

Como sus apellidos lo indican, este nuevo Big Crown ProPilot está empoderado por el Calibre 111, un movimiento mecánico de carga manual y generosa reserva de marcha de 10 días. Y aunque esto ya lo hace impresionante, el Calibre 111 presume un abanico extenso de complicaciones: indicador de reserva de marcha no lineal que muestra el tiempo restante, patentado por Oris, además de un pequeño segundero y ventana de fecha a las 9.

El nuevo Oris Big Crown ProPilot Calibre 111 hereda el espíritu de innovación de los primeros relojes de aviación de Oris, representados por los Big Crown de 1917 y 1938. Todas estas generaciones de guardatiempos han evolucionado en su diseño y complicaciones, pero mantienen la corona sobredimensionada que le da nombre a la colección y que nació pensando en el ajuste de hora sin necesidad de que los pilotos se quitaran los guantes.

En lo que refiere a esta última versión, el nuevo Big Crown se presenta en una caja de acero multipiezas de 44 milímetros, hermética en hasta 100 metros de profundidad. La esfera azul presume numerales árabes con Super-LumiNova, visibles desde cualquier ángulo gracias al cristal de zafiro con tratamiento antirreflejante.

Se entrega en un lujoso estuche de madera, con las opciones de correa textil, brazalete metálico o correa de piel de cocodrilo de Louisiana en color marrón oscuro.