La firma Tudor deleita a sus seguidores y fanáticos de los divers con una reinterpretación de su histórica referencia 7924, el primer reloj de submarinismo de la casa relojera presentado en 1958 que hoy recibe un homenaje a través del nuevo lanzamiento de la firma: el Black Bay Fifty-Eight. Esta nueva creación conserva los códigos de diseño del emblemático modelo original y cuenta con un nuevo movimiento de manufactura Tudor.

El Black Bay Fifty-Eight ostenta una caja de 39 mm que presume un bisel giratorio unidireccional en tonalidad negra mate con graduación de 60 minutos con detalles en oro rosa. Su esfera negra expresa la esencia de la marca y su inspiración vintage, además cuenta con las peculiares manos “copo de nieve” e indicadores con acentos en oro. Por su parte, la corona a rosca exhibe el logotipo de la rosa Tudor en relieve.

Esta cautivadora referencia cuenta con un nuevo movimiento de manufactura de la casa, el calibre MT5402, certificado por COSC y diseñado específicamente para potenciar relojes de medio tamaño.  De esta forma confiere a la pieza con una reserva de energía de hasta 70 horas.

El nuevo Black Bay Fifty-Eight se ofrece con un brazalete de acero con acabado pulido y satinado, o una correa de piel marrón con cierre desplegable. También se encuentra con una correa de tejido negro con dorado con técnica Jacquard. Sin lugar a dudas es un futuro clásico de la firma Tudor.