Nacido en 1960 en los mares creativos de una prácticamente recién nacida Corum, el modelo Admiral no ha parado de renovarse. Sin temores, sin amarres estéticos y técnicos, el reloj más emblemático de Corum se estrena este 2018 en una versión de esfera esqueletizada: un movimiento totalmente al desnudo, pero también lleno de color.

El nuevo Admiral 45 Squelette es el almirante más radical hasta la fecha y presume sus destrezas técnicas e inspiración náutica con orgullo. El foco de atención del modelo, un movimiento totalmente visible, ha sido diseñado por Corum y elaborado por EMC, la entidad de producción propia de la marca.

Bautizado como Calibre CO82, este movimiento presume puentes calados, recubiertos con un color gris antracita que contrasta bellamente con el color cobre de los rodajes de alpaca. Más sorpresas y contrastes cromáticos continúan con vibrantes tonos azul turquesa, amarillo y rojo, distribuidos estratégicamente en otros sitios según la versión: segundero, caja, correa o indicador de fecha a la hora 6.

Otro detalle notable es que los números (agrandados) para la indicación de la fecha no han sido pintados sobre discos de zafiro como en modelos similares en la industria. Los números del Admiral 45 Squelette se cortan individualmente con una máquina de electroerosión y se encajan mediante una transmisión invisible.

En el Admiral 45 Squelette de Corum la caja es de titanio (natural o con revestimiento de PVD) grado 5 de 45 milímetros de diámetro, hermética en hasta 300 metros de profundidad y sostenida por una correa de caucho vulcanizado en distintos colores. Es una edición limitada a 288 piezas por referencia, empoderadas por un movimiento mecánico automático que ofrece reserva de marcha de aproximadamente 42 horas.

Total
1
Shares