Sherman_Gold-insitu_Lres

En un mundo en el que las funciones -a veces inútiles- de un aparato o robot lo son todo, MB&F nos presenta al nuevo robot Sherman, un pequeño que no llegó para estelarizar ninguna saga cinematográfica, ni para reemplazarte en todas las actividades que te resultan molestas en el día, sino para cumplir con dos funciones que a veces son lo único que se necesita y que parece hemos olvidado: hacer sonreír -definitivamente un súper poder- y por supuesto, dar la hora.

Sherman ha sido bautizado así en honor al tanque M4 Sherman de los Estados Unidos, empleado durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque su nombre original era Medium Tank M4, los soldados británicos le apodaron Sherman en honor al general William Tecumseh Sherman, calificado por la historia como el “primer general moderno”.

La mecánica de Sherman está basada en un movimiento de octava con escape en línea diseñado por el socio de MB&F, L’Epée 1839. Esto garantiza que el reloj de mesa sobre orugas pueda mostrar la hora en su pecho durante más de de una semana.

La bóveda de vidrio mineral transparente soplado en la cabeza de Sherman, permite contemplar su cerebro mecánico, que es en realidad el regulador que controla la precisión de la medida del tiempo de Sherman. Sus brazos son manipulables y pueden colocarse en cualquier postura y utilizarse para sostener un lápiz y claro para darle cuerda.

Sherman se presenta en dos ediciones limitadas a 200 piezas cada una y una más de 50 piezas doradas con engaste de diamantes. Una de las versiones se viste de plateado con un tratamiento de paladiado y la otra es una versión con chapa de oro amarillo.