La firma Maurice Lacroix se complace en presentar una obra micro-mecánica que resplandece por su modernidad sin alejarse de la tradición relojera suiza. Se trata de una nueva versión de su Masterpiece Gravity, lanzado por primera vez en 2014 y acompañado de un assortiment de silicio. Ahora, la Maison reinterpreta dicho modelo en una edición limitada a 25 unidades.

El nuevo Masterpiece Gravity ostenta una caja de antracita con recubrimiento PVD que se extiende hasta los 43 milímetros de diámetro y ofrece una hermeticidad de hasta 50 metros. Su esfera muestra horas y minutos descentrados en un subdisco con periferia amarilla y pequeña escala minutera. Las agujas cuentan con Super-LumiNova amarilla y el centro con patrón de cuadrícula, donde exhibe el logo de la marca por debajo del índice de las 12 horas.

Su pequeño segundero se posa en la parte inferior del disco con la misma configuración y acabado cepillado en el contorno. Además, se puede apreciar el movimiento de la espiral y el volante del mecanismo en el lado izquierdo del dial.  

En su interior posee el calibre ML230, un movimiento automático de manufactura propia con frecuencia de 2.5Hz y 50 horas de reserva de marcha. Sus atavíos Grand Colimaçon Côtes de Genève se pueden apreciar a través del cristal de zafiro que resguarda el reverso de la caja.

Sobra añadir que se acompaña con una correa de piel de becerro con efecto carbono, pespuntes amarillos y revestimiento de caucho negro.