Un nuevo modelo, de movimiento mecánico automático, caracterizado por una caja de bronce que contrasta bellamente con una esfera azul. Este material, que con el paso del tiempo adquiere una pátina única, hace de esta nueva versión del Aikon un reloj exclusivo y original.

Con 42 milímetros de diámetro y hermeticidad total de hasta 200 metros de profundidad, la caja nos presume también una estética envidiable: ángulos dinámicos y la combinación de pronunciadas superficies pulidas y satinadas. Lo mismo sucede en su esfera, con un notable motivo en relieve, completamente decorado con una diminuta cuadrícula, además de marcadores chapados en oro rosa y números arábigos a las 3, 6, 9 y 12 horas.

Las curvas energéticas y el juego de colores comunican la dimensión moderna y masculina que el diseño de Maurice Lacroix impartió a este modelo. Un deportivo asequible totalmente inspirado en los grandes cronógrafos deportivos de la segunda mitad de la década de 1990.

La caja de bronce entra en sintonía perfecta con la correa de piel de becerro azul. Misma que se mantiene abrazada a la muñeca mediante un broche de mariposa, en acero para las partes que están en contacto con la piel, y en bronce para las partes que son visibles.

Total
5
Shares