El año 2014 fue testigo del lanzamiento de la primera colección femenina de Christophe Claret. Ahora, la línea Margot recibe a su nueva flor: el Margot Velours. Esta referencia, inspirada y dedicada a la belleza de la mujer, engloba la calidad de la manufactura, una magistral artesanía y creatividad en su poética complicación. Una obra de arte micro-mecánica que proyecta a la casa relojera como una de las más destacadas.

El Margot Velours cuenta con una elegante caja de 42.50 mm realizada en oro blanco y titanio de grado 5 con tratamiento PVD en tonalidad azul. Su bellísimo bisel presume un engaste granulado de diamantes al igual que las asas. El aspecto aterciopelado que nos remite a las nubes, se muestra en la esfera de nácar azul oscuro con tres diamantes que fungen como indicadores de las 3, 6 y 9 horas. Finalmente para las 12 horas incorpora el logotipo de la marca.

En el centro posee la complicación que identifica a esta colección: una margarita que se deshoja mientras que las palabras “un peu”, “beaucoup”, “passionnément”, à la folie” o “pas du tout”, aparecen simultáneamente en el disco. De esta forma, el guardatiempos adopta el famoso juego “Me quiere o no me quiere” en su versión francesa y se acciona mediante el pulsador ubicado a las 2 horas.

El Marget Velours está animado por el calibre EMT17, un movimiento automático con independencia de 72 horas; este mecanismo se puede apreciar parcialmente a través del reverso de su caja semiesqueletada. Se ofrece con una correa de aligátor en color azul con acabados que imitan el terciopelo y está limitado a solo 20 unidades.