• El Reloj Astronómico de Praga

 

Construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky, este imponente reloj presume de ser el más famoso de la Edad Media. Según la leyenda, los concejales de la época dejaron ciego a Hanus para que no repitiera su obra. El reloj se encuentra situado en el edificio del ayuntamiento y se compone de tres partes: el calendario de Josef Mánes, el reloj astronómico y las figuras animadas.

En el calendario de Josef Mánes, la esfera inferior de la Torre del Reloj representa los meses del año mediante pinturas realizadas por Mánes. También se pueden apreciar los signos del zodiaco y, en el centro, el Escudo de Armas de la Ciudad Vieja. El calendario tiene cuatro pequeñas esculturas: un filósofo, un ángel, un astrónomo y un orador.

El principal atractivo del reloj es el desfile de los doce apóstoles que se produce cada vez que el reloj marca las horas. Este desfile se produce en las ventanas superiores del Reloj Astronómico. Además de los apóstoles existen cuatro figuras adicionales: el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte, un esqueleto que tirando de la cuerda marca el inicio del desfile.

 

Fuente: https://www.disfrutapraga.com

 

 

  • El Glockenspiele de Munich

 

En el Nuevo Ayuntamiento (Neues Rathaus) en la Marienplatz de Munich, construido entre 1867 y 1909 por el arquitecto Georg von Hauberrisser, está el reloj Glockenspiele conformado por 43 campanas y figuras mecánicas que recrean escenas históricas de la ciudad alemana, además de melodías de compositores como Wagner y Brahms.

Tanto el reloj como el edificio mismo que lo aloja, se enmarcan en la tradición neogótica. La melodía de este guardatiempos elevado a casi 85 metros de altura, puede escucharse todos los días a las 11 y 12 horas, y durante el otoño también a las 17 horas.

 

 

  • El Big Ben de Londres

 

Quizás el más famoso del mundo, el Big Ben está ubicado en el Palacio de Westminster, sede del parlamento inglés en la ciudad de Londres. Sus diseñadores fueron el abogado y horólogo aficionado Edmund Beckett Denison y George Biddell Airy, el Astrónomo Real. La construcción se encargó al relojero Edward John Dent y fue finalizada en 1854 por Frederick Dent tras la muerte del primero. Tiene casi 100 metros de altura y una campana colosal de 14 toneladas en su interior.

 

 

  • El reloj del Kremlin de Moscú

 

El edificio más emblemático de Rusia, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 1990, también tiene un reloj y fue comprado en Holanda por el zar reformador Pedro el Grande. Fue instalado en 1709 en la Torre Spasskaya del Kremlin y desde entonces anuncia los cuartos de hora y la media hora, mientras su gran campana lo hace cada hora.

 

  • La “Rueda del Tiempo” de Budapest

 

Éste es también el reloj de arena más grande de Europa y el segundo más grande del mundo, sólo después del situado en el Museo de Arena de Nima en Japón. Fue inaugurado el 1 de mayo de 2004 para celebrar la incorporación de Hungría a la Unión Europea.

Bautizado como la Rueda del Tiempo, el reloj está ubicado detrás del Salón de Exposiciones en la Plaza de los Héroes de Budapest. Al contrario de otros relojes famosos en nuestro listado, este guardatiempos de 60 toneladas sólo indica el cambio del año.

 

 

Total
5
Shares