Lo nuevo de Blancpain nos enamora y promete ser la elección perfecta para obsequiar al gran hombre que es Papá, con un reinventado Villeret de esfera en esmalte Grand Feu, una caja con el emblemático bisel double pomme, fecha grande de doble ventanilla y un semanario que indica el número de la semana mediante una aguja serpentina azulada.

Esta reinterpretación de la colección Villeret de Blancpain, se mantiene fiel a los códigos estéticos de Blancpain, luciendo la vuelta de horas y el logotipo de la Manufactura en pintura esmaltada. Una técnica que requiere varias cocciones a temperaturas de más de 800 grados Celsius. De gran equilibrio visual, este guardatiempos resguarda toda su elegancia en una caja de oro de 42 milímetros, con asas y pulsadores totalmente ocultos que lo hacen lucir aún más refinado.

Toda esta elegancia y sus grandes habilidades técnicas, hace de este Villeret un regalo perfecto para este Día del Padre. Además, los fanáticos de la impecable mecánica de la firma, se verán encantados con el movimiento automático de 378 componentes, el calibre 3738G2 Manufactura Blancpain. Un movimiento de tres barriletes que garantizan autonomía por ocho días; la espiral de silicio otorga una gran resistencia al choque y los campos magnéticos, ideal para las aventuras de papá.