Legacy Machine Nº 2 White Gold Purpure, la maravilla mecánica de MB&F

MB&F se aposenta en la alta relojería como una de las firmas más creativas debido a sus creaciones excepcionales. En esta ocasión, nos vuelve a deleitar con una pieza que destaca por su complejidad técnica e inusual tonalidad púrpura. Se trata del Legacy Machine Nº 2 White Gold Purpure, una hazaña relojera que destaca por su diferencial planetario y dos volantes oscilantes sobrevolando el disco.

Esta maravilla micro mecánica se encuentra resguardada por una caja de oro blanco de 18 quilates con 44 mm de diámetro y cristal de zafiro abombado por el frente y reverso. Su esfera cautiva la mirada debido a sus acabados rayos de sol púrpura que cambian de tonalidad desde el violeta profundo hasta un púrpura plasmático desde distintos ángulos de luz. Cabe destacar que un proceso de depósito químico mediante vapor (CVD) otorgó este exótico color a la nueva creación de MB&F.

Sobre la esfera, se erige su arquitectura tridimensional: dos volantes elevados en perfecta simetría se sitúan de izquierda a derecha, mientras que en el norte del disco, debajo de las doce horas, se presume una subesfera blanca con dos manecillas en oro azulado para mostrar horas y minutos. Finalmente, a las 6 horas se ubica el corazón del guardatiempos, un diferencial con tres funciones: transferir poder a los reguladores, recibir la frecuencia individual de cada balance y transmitir la potencia promedio de los dos reguladores al tren de engranes. Cuando estos procesos culminan se manifiesta como la hora marcada.

El movimiento interno del Legacy Machine Nº 2 White Gold Purpure es el resultado de la colaboración de dos relojeros afamados, Jean-François Mojon -mejor relojero en el Grand Prix d’Horlogerie de Genève 2010– y el renombrado Kari Voutilainen, quien le confirió una estética tradicional del siglo XIX y una suprema calidad en sus acabados a mano. Este calibre de cuerda manual dispone de una autonomía de 45 horas.

La nueva proeza horológica de MB&F está limitada a solo 12 unidades. Su hermeticidad es de hasta 30 metros y se sujeta a la muñeca a través de una correa de aligátor cosida a mano con hebilla desplegable. Sin duda alguna, estamos ante un gran homenaje a las invenciones de los relojeros más importantes de la historia.