La semana pasada, la casa Christie’s New York puso a subasta el reloj Cartier clásico de oro de 18 quilates que perteneció a la fallecida primera dama de los Estados Unidos, Jackie Kennedy Onassis. La suma alcanzada en esta subasta, fue tres veces la proyectada, que rondaba entre los 60 mil y 120 mil dólares.

Al final, el reloj fue adquirido por la suma de 379,500 dólares, ofrecidos nada menos que por la mismísima Kim Kardashian West. La empresaria, estrella de reality, diseñadora y socialité, ofertó de manera anónima hasta revelarse la mañana siguiente que ella era la nueva y orgullosa dueña de esta pieza histórica de relojería Cartier.

Jackie Kennedy el 22 de diciembre de 1969 (Foto de David Cairns/Express/Getty Images)

El dinero que Kim Kardashian West pagó por el reloj Cartier, se destinará en un gran porcentaje al National Endowment for the Arts.

En cuanto a la historia de esta pieza de relojería, se trata de un regalo del cuñado de Jackie Kennedy, Prince Stanislaw “Stas” Radziwell en 1963. En el reverso de la caja, está grabada la frase “Stas to Jackie 23 Feb. 63 2:05 AM to 9:35 PM”, que conmemora la caminata de 50 millas en Palm Beach en la que Stanislaw participó en representación del presidente John F. Kennedy, poco antes de su asesinato.

A Jackie Kennedy se le vio utilizar este reloj por muchos años e incluso posando con su Cartier en numerosas fotografías. Pronto sabremos si Kim Kardashian hará de su nueva adquisición uno más de sus accesorios o lo mantendrá resguardado en lo que creemos es una enorme colección de objetos valiosos y vintage.