El brillo de Chopard, el artesano de las emociones, resplandece frecuentemente en la industria del séptimo arte. Sus creaciones, acostumbradas a los destellos de los fotógrafos en las alfombras rojas, acompañan a las celebridades más influyentes del cine, quienes eligen a la Maison para realzar su belleza.

De esta manera, la afamada Julianne Moore, reconocida con un Premio de la Academia, lució joyas de Chopard en el estreno de París de la película Gloria Bell, una comedia dramática que coprotagoniza.

La actriz proyectó su elegancia a través de unos aretes en oro blanco de 18 quilates engastados con 25,78 quilates de diamantes. Esta pieza pertenece a la Colección Haute Joaillerie.

Continuamente la Maison Chopard fortalece sus relaciones con la industria cinematográfica, vinculándose con las estrellas del cine y con los eventos de mayor trascendencia como el Festival de Cine de Cannes, donde la firma funge como socio oficial desde hace 21 años.