En la cosmogonía china, este 2017 está regido por el Gallo de fuego. Para celebrar esta tradición oriental y el vínculo que la Manufactura mantiene desde su nacimiento con China, Jaquet Droz nos presenta cuatro modelos del Petite Heure Minute, creados en colaboración con sus Ateliers d’Art.

En los nuevos modelos Petite Heure Minute Rooster, el Gallo de fuego, símbolo de la virtud, el valor y la protección en el zodiaco chino y, para Pierre-Jaquet Droz, un animal indisociable del tiempo en la tradición naturalista, se representa mediante las técnicas de pintura en miniatura y la escultura en miniatura con marquetería de jadeíta o plumas pintadas a mano.

En los dos primeros modelos, dos esferas de esmalte Grand Feu atrapan una visión poética del Gallo, acompañado de la “reina de las flores” y símbolo de la renovación primaveral, la peonía. Otro elemento cargado de positivismo descansa en los bambúes que auguran un año de justicia y resistencia a las adversidades. La figura del gallo puede contemplarse sobra la masa oscilante grabada a mano y se ha realizado, como en la caligrafía china, mediante la técnica de acuarela.

En los siguientes modelos Jaquet Droz Petite Heure Minute Coq, se combinan distintos elementos en la escultura miniatura que da vida al Gallo. Por un lado, y en una edición limitada a 28 piezas, está la combinación del oro rojo con una esfera en marquetería de jadeíta y nácar blanco. Después está la edición de 8 ejemplares, cuya exclusividad radica en las plumas pintadas a mano del gallo y el siempre adorado resplandor de los diamantes engastados en el bisel del reloj.

Sin dejar de lado las grandes proezas técnicas características de las piezas de Jaquet Droz, el Petite Heure Minute Coq, en todas sus versiones, está dotado con un movimiento mecánico de carga automática con reserva de marcha de aproximadamente 68 horas. Sus cajas de oro rosa de 18 quilates, una de ellas engastada con 232 diamantes, ofrecen una hermeticidad de hasta 30 metros.