Estrenados a inicios de este año, tres modelos de la colección clásica Rendez-Vous de Jaeger-LeCoultre llegan para conquistar a las mujeres más exigentes y también para consentir a la mujer más especial de nuestras vidas, mamá.

El Rendez-Vous de Jaeger-LeCoultre resume en su diseño las mejores complicaciones, la más excelsa combinación de materiales, texturas y colores, resultando en una oda a la belleza femenina y sus exigencias por un reloj tan hermoso como funcional y, por supuesto, de estilo único y atemporal.

El primer modelo que Jaeger-LeCoultre nos sugiere para obsequiar a mamá es el Rendez-Vous Night & Day. Este modelo, con un indicador Día y Noche ubicado a la hora 6 del reloj, se asocia a todas las facetas y momentos en la vida de una mujer; desde la claridad y lo radiante de la luz matutina, hasta el misterio y la elegancia de la noche. Para satisfacer a todos los estilos, este Rendez-Vous se presenta en una paleta infinita de tonalidades, además de elegantes brazaletes de acero, piel o piel de avestruz en distintos colores.

Con una novedosa función destinada a recordar un rendez-vous (encuentro), está el Jaeger-LeCoultre Rendez-Vous Sonatina Large. En este hermoso modelo, un nuevo mecanismo tintinea con delicada melodía y mediante una estrella móvil que se desplaza sobre la esfera, indica la hora de una próxima cita.

Otro de las sugerencias de Jaeger-LeCoultre está representada por el misterio de la Luna, reina absoluta de la noche y con tantas facetas como la mujer moderna. Bautizado simplemente como Rendez-Vous Moon, este modelo con la complicación de Fases de la Luna y la posibilidad de un bellísimo engaste de diamantes, encarna el regalo perfecto de Jaeger-LeCoultre para mamá.