Tras 21 meses de edificación y una inversión de 37.5 millones de euros, IWC inaugura su nueva manufactura en los bellos paisajes de las afueras de Schaffhausen. El Manufakturzentrum, un imponente y moderno edificio, será la sede para la creación de movimientos de manufactura, cajas, piezas de calibres, componentes complejos y materia prima. Además, cuenta con las mejores condiciones para los procesos de fabricación de relojes.

El Manufakturzentrum significa un gran logro para la firma, como lo explica Andreas Voll, director de operaciones de IWC:

“El nuevo edificio nos ha permitido organizar los procesos de producción con la precisión necesaria para conseguir procesos impecables y una calidad excepcional. De esta manera, por ejemplo, la generación de la cadena de valor completa, desde la materia prima hasta el acabado del movimiento pasando por todas y cada una de las piezas que lo componen, se dispone ahora en una misma planta y con una secuencia lógica. He soñado con esto desde que comencé a trabajar en IWC en 2007”.

Esta nueva planta de producción posee 13 mil 500 metros cuadrados donde albergan la tecnología necesaria e instalaciones adecuadas para la realización de sus piezas; su sala de montaje adapta el concepto de líneas de la visionaria F. A. Jones, el cual simplifica los procesos y permite emplear conocimientos específicos en cada una de las fases.

El sótano de la nueva manufactura IWC está destinada al área de producción de cajas, donde el acero inoxidable, oro, titanio, platino o bronce se maneja con la calidad y el savoir faire que caracteriza a la firma. El Manufakturzentrum manifiesta el rápido crecimiento de IWC Schaffhausen en los últimos años y garantiza la futura calidad en la manufactura de sus nuevas creaciones relojeras.