IWC cumplió 150 años desde que inauguró Florentine Ariosto Jones fundó IWC Schaffhausen, por lo que la marca relojera «renovó» la promesa de excelencia que los define.

Por esa razón, la maison lanzará el programa “My IWC”, que implica una extensión de la garantía internacional hasta por 8 años después de adquirir cualquiera de sus diseños.

“Como consecuencia de nuestra incesante inversión en la calidad, resistencia y durabilidad de nuestros productos, y gracias la apertura del nuevo centro de manufactura en 2018, renovamos la legendaria promesa de calidad dirigida a nuestros clientes”, explica  Christoph Grainger-Herr, CEO de IWC Schaffhausen.

“My IWC”, brinda servicios adicionales y estará disponible también para aquellos que hayan adquirido un IWC en los últimos dos años, que cuenten con una garantía vigente.

Además, instaló en 2018 un nuevo centro de manufactura organizado en etapas lógicas y sucesivas: desde el metal sin procesar hasta el acabado de la caja del reloj o el movimiento. Este enfoque permite a IWC conseguir un flujo de trabajo más eficaz, una mejor comunicación y un sistema de gestión de la calidad totalmente integrado.