Hublot continúa explorando con su innovación para ofrecernos las piezas más atractivas. En esta ocasión, la firma introduce la pizarra como material relojero y se inspira en la mítica montaña Cervino de Suiza para crear el Big Bang Zermatt. Disponibles en tres versiones: dos para hombre con diámetro de 44 milímetros y un modelo femenino con 41 milímetros ataviado con diamantes.

Los modelos destinados para muñecas masculinas cuentan con caja de acero u oro 5N. Su bisel incorpora por primera vez la pizarra y se combina con fibra de carbono para enmarcar una esfera azul satinada con manos e índices rodiados con acabado satinado. Dispone de tres contadores para su función de cronógrafo, el situado a las 9 en punto presume la silueta del monte Cervino.

En su interior alberga el calibre HUB4100, un movimiento automático con 42 horas de reserva de marcha, este mecanismo se puede admirar por la parte posterior de la caja. Ambas versiones se ofrecen con una correa de piel de becerro azul y caucho con pespuntes grises, el modelo en acero está limitado a 100 piezas y el de oro rojo a 50 unidades.

Por su parte, la referencia femenina de 41 milímetros emplea acero para la caja y su bisel presume un engaste de 36 diamantes para sustituir la pizarra. El disco se presenta como las referencias mencionadas pero incorpora 8 diamantes en sus índices y muestra la montaña Cervino en la subesfera de las 3 horas. Sus funciones están animadas por el calibre HUB4300, un movimiento con 42 horas de independencia. Está limitado a solo 100 ejemplares y se ajusta a la muñeca a través de una correa de becerro y caucho en tonalidad azul con pespuntes grises.