Algo que Hermès define como el tiempo dividido en piezas: tiempo dorados, momentos decisivos, a veces simples a veces rutinarios. En el corazón de ese vórtice, explica la Manufactura, se pueden experimentar la belleza y las delicias de la confianza otorgadas por la fuerza del hábito. Ese es precisamente el mensaje de su nuevo modelo Arceau Lift, el primero dotado de un tourbillon y una gran complejidad mecánica.

El Arceau Lift de Hermès cuenta con un calibre H1923, en homenaje al año en que el Lift Faubourg Saint Honoré fue creado. Su exterior combina el oro de su caja con una correa de piel fina en tonalidad marrón. Los detalles en plateado de su disco, contrastan con el dorado del corazón del tourbillon.