Una reloj joya que se inspira en el brazalete Twist de 1960 y en la fascinación del Harry Winston por los patrones y la belleza de la naturaleza. Resultado de esta incansable contemplación es el nuevo reloj Twist Automatic, plagado de volúmenes, diamantes y rubíes, que conforman un lazo hipnótico que se extiende sobre la muñeca.

El reto para Harry Winston al reinterpretar esta pieza fue sin duda la posibilidad de una ruptura en la fluidez, ocasionada por la introducción de la caja del reloj. Dilema que la Manufactura resolvió transmitiendo a través del centro del disco, una sensación de movimiento permanente, alternando diferentes cortes de diamantes y engastes de distintos tamaños: 61 diamantes corte baguette entre la hora 7 y 12; 50 diamantes corte marquesa que descienden de las 12 hasta las 6 y 60 rubíes corte marquesa engastados en forma descendente pero en paralelo a la línea de diamantes.

Aunado a su belleza y al magnífico juego de piedras preciosas en su figura, el Twist Automatic de Harry Winston guarda en su caja de platino, un movimiento mecánico automático decorado con motivos Côtes de Genéve y visible a través del cristal de zafiro en el fondo de la caja.

HarryWinstonTwistAuto-1