Después de 8 años, Grand Seiko introduce nuevamente un calibre manual. En esta ocasión para animar a su nueva colección Elegance, que consta de 4 referencias con acabado Zaratsu para la caja y con pequeño segundero e indicador de reserva de marcha a las 9 y 3 horas, respectivamente.

Con un diámetro de 39 milímetros, se presentan dos versiones en oro rosa con discos en tonalidad ámbar y negro azabache. Estas esferas presumen acabado Urushi con texturas distintas y ostentan indicadores, manos y letras de la marca trabajadas con la técnica Maki-e y espolvoreadas con platino u oro.

Los modelos restantes se presentan en acero inoxidable con esfera azul y en oro amarillo con dial blanco. Todas las referencias poseen la misma configuración.

En su interior albergan el calibre 9S63, de remonte manual con 28.800 alternancias por hora. Este mecanismo genera una reserva de marcha de 3 días. Sus decorados se pueden admirar por el reverso de la caja, la cual ofrece una hermeticidad de 30 metros.

Limitados a 150 unidades en oro rosa y 1,500 piezas para el modelo en acero. Cabe señalar que la referencia en oro amarillo no está limitada. Los 4 Grand Seiko Elegance se completan con correas aligátor en total sintonía con su carácter sofisticado.