En 2016, Girard-Perregaux celebró su aniversario número 225 con La Esmeralda Tourbillon, una referencia en oro rosa y reconocida por el Grand Prix de l’Horlogerie de Genève como el Reloj tourbillon del año.

Esta creación encuentra su inspiración en el histórico reloj de bolsillo La Esmeralda, una pieza que nace de la inventiva de Constant Girard en 1860 y que destaca por su arquitectura de 3 puentes con tourbillon. La hazaña relojera del fundador de Girard-Perregaux, recibió un premio en 1867 en el Observatorio de Neuchâtel y posteriormente consiguió la medalla de oro en la Exposición Universal de París en 1889.

Bajo este legado, la Manufactura se enorgullece de presentar una nueva versión de La Esmeralda Tourbillon, en esta ocasión en oro blanco y con cinco tipos de acabados diferentes elaborados a mano.

Su mecanismo de 310 elementos, el gran protagonista de la esfera, expresa la alta manufactura como la calidad artesanal de Girard-Perregaux. La arquitectura de este movimiento se fija con los chatones diamantados sujetos con dos tornillos, los cuales alinean en el mismo plano al barrilete, a la rueda de centro y a la caja del tourbillon.

Con acabados totalmente a mano, este calibre de 16 líneas requirió un mes de trabajo y la habilidad extrema de los relojeros para ensamblarlo. De cuerda automática unidireccional por micro-rotor y con una reserva de marcha de 60 horas.