Hace 30 años Frederique Constant se fundó bajo el concepto de lujo asequible; ahora, se complace en inaugurar una ampliación a su sede en Plan-les-Ouates (Suiza), con el objetivo de aumentar su producción a 250.000 relojes al año durante el próximo lustro.

El Grupo Frederique Constant, que incluye marcas como Alpina Watches y Ateliers deMonaco, experimentó un crecimiento rápido debido a la gran demanda de los mercados internacionales.

De esta forma, la firma suiza sumó 3.000 m2 a su sede para reorganizar sus áreas de trabajo: en la primera planta se reagrupó el taller de producción y ahora existe un espacio destinado a los clientes para conocer la Experiencia de la Manufactura; en la segunda planta se encuentran departamentos de dirección y administración.

A la ceremonia inaugural asistió Peter y Aletta Stas, presidente y copresidenta del Grupo Frederique Constant, Toshio Tokura, presidente del Grupo Citizen, y Niels Eggerding, director ejecutivo de Frederique Constant.

Para celebrar este logro, Frederique Constant presentó el Perpetual Calendar Tourbillon Manufacture, una referencia que une dos de las complicaciones más aclamadas en el mundo de la alta relojería: calendario perpetuo y tourbillon. Disponible en 88 ejemplares en acero inoxidable y 30 en oro rosa de 18 quilates, ambos modelos están animados por el calibre automático FC-975.