Acostumbrados a ver piezas de relojería Urwerk con una marcada apariencia masculina, este año la marca nos sorprende con su Flower Power, cargado de simbolismos de amor y romance, además de líneas y combinaciones de colores muy femeninas.. Es también la fusión perfecta de tecnología y elegantes materiales como el diamante y el acero, creados a partir de una gran destreza mecánica y ornamental.

En el UR-106 Flower Power de Urwerk se deja ver un engaste de 239 diamantes Top Wesselton (2.53 quilates) en la caja de acero, realizado por los expertos de la firma suiza Magnin. Dadas las formas únicas del Flower Power, el trabajo de colocación de los diamantes supuso un reto que Patrick Magnin, director de la firma, estuvo encantado de superar.

Esta elegante disposición de diamantes no es lo único que destaca en el Flower Power. A lo magnífico de la caja se añade la labor realizada en el carrusel, que muestra un arreglo de flores de loto que también sirve de eje para la indicación satélite (flotante) de las horas. A esta función emblemática de Urwerk, se suma la de las Fases de la Luna.

Tan poderoso como bello, el UR-106 Flower Power de Urwerk cuenta con un movimiento de carga automática con reserva de marcha de 48 horas. Todos los indicadores en su esfera, están recubiertos con SuperLumiNova para una mejor visibilidad. La caja, hermética en hasta 30 metros de profundidad, está coronada con titanio y cristal de zafiro.