La subasta Only Watch 2019, celebrada el pasado 9 de noviembre en Ginebra, Suiza, fue el escenario donde se concedió el título del “reloj de pulsera más caro del mundo” al espectacular Patek Philippe Grandmaster Chime ref. 6300A.

La referencia de dos diales, caja reversible y 20 complicaciones se vendió por 31 millones de francos suizos, la cifra más alta pagada por un reloj.

Las especulaciones entre los grandes conocedores del mundo de la alta relojería ya apuntaban sus apuestas al modelo de la maison, sin embargo, el título se oficializó durante la reciente edición de la subasta bianual.

Durante los último cinco años, Patek Philippe ha vendido el reloj más caro más de dos veces, por lo que este récord no ha generado gran sorpresa en la industria relojera.

El Patek Philippe Grandmaster Chime ref. 6300A incluye cinco funciones sonoras, de las que dos son exclusivas mundiales patentadas: una alarma que toca la hora programada y una repetición de la fecha que toca el día a voluntad. La caja reversible con decoración Clavos de París guilloché posee un mecanismo de rotación patentado.

Además de su caja en acero, el Grandmaster Chime referencia 6300A-010 creado para Only Watch 2019 se distingue por sus esferas de oro rosa y negro ébano, así como por la inscripción «The Only One» sobre la esfera auxiliar de la alarma a la altura de las 12 h, que destaca su aspecto exclusivo.

Anteriormente, el “Paul Newman Daytona” fue el reloj más caro jamás vendido, cuando en octubre de 2017 fue adquirido por la cifra de 17.8 millones de dólares.