El Oyster Perpetual GMT-Master es un ícono de la relojería y de Rolex. A través de las décadas, este guardatiempos se ha erigido su propia historia desde su lanzamiento en 1955. Solo cuatro años más tarde, un capitán a bordo de un Jet Clipper de la Pan Am, utilizó esta referencia como instrumento de navegación en un vuelo sin escalas de Nueva York a Moscú.

Este acontecimiento fue clave para que se convirtiera en reloj oficial de Pan American World Airways. Posteriormente, la referencia encontró un gran éxito y aceptación; el día de hoy, se aposenta como una de las piezas más codiciadas en el mundo de la horología.

Es por ello que Rolex propone una versión con caja en oro Everose, una aleación desarrollada y patentada por la Manufactura suiza. Su diámetro de 40 milímetros presenta un bisel Cerachrom en tonalidad marrón y negro con graduación de 24 horas. Por su parte, los índices de oro de 18 quilates contrastan armónicamente con la tonalidad negra del disco y se complementa con los elementos conocidos que alberga la esfera del GMT-Master II, como la aguja de 24 horas y el lente Cyclops sobre el fechador situado a las 3 en punto.  

En su interior posee un calibre de nueva generación: el 3285, un movimiento con 10 patentes y reserva de marcha de 70 horas. Este mecanismo en un Cronómetro Superlativo, certificado COSC más certificación Rolex tras el montaje.

Se ajusta a la muñeca a través de un brazalete con arquitectura Oyster de 3 eslabones planos realizados en oro Everose de 18 quilates. Cuenta con cierre de seguridad desplegable Oysterlock y sistema de extensión Easylink de 5 milímetros. Sobra añadir su hermeticidad, la cual corresponde a 100 metros.

Total
18
Shares