La casa relojera Longines cuenta con una gran tradición e historia, misma que se encuentra plasmada en algunas de sus piezas. Una prueba de ello es la colección Heritage, una línea inspirada en su patrimonio que alberga recreaciones casi exactas de los modelos más emblemáticos que ayudaron a la firma a consolidarse como un referente en el mundo de la alta relojería.

Ahora, la manufactura vuelve hacer hincapié en su legado anunciando el descubrimiento del guardatiempos Longines más antiguo que se ha encontrado hasta la fecha. Se trata de un reloj de bolsillo tipo “savonette” de 1867; los historiadores y relojeros de la marca pudieron confirmar el año de su fabricación debido a su número de serie (183) y a los registros de los archivos de la manufactura.

 

Este hallazgo está provisto por un movimiento mecánico de cuerda. Presume un grabado y atavio floral en su tapa realizada en plata. Su esfera blanca presenta números romanos negros y un contador a las 6 horas. Cabe destacar sus buenas condiciones así como su óptimo funcionamiento.

El propietario es un coleccionista estadounidense de ascendencia japonesa, quien visitó la sede de la firma para autenticar la pieza finalmente datada en 1867; el año donde la fábrica de Longines reemplazaba al taller original fundado en 1832.