Golden Bridge, la colección más emblemática de Corum, es la prueba fehaciente de la constante reinvención de la firma. Como muchos saben, esta familia de relojes nacida en 1980, destaca por su movimiento baguette, el cual abre numerosas posibilidades en la estética del disco esqueleto. En esta ocasión, la casa relojera añade seis modelos más a esta exitosa línea, cuatro de ellos serán desvelados en los próximos meses mientras que los dos restantes se han presentado recientemente.

Estos son los Golden Bridge Titane DLC, resguardados en cajas de titanio con 43 mm de diámetro y tratamiento DLC negro. Su esfera esqueleto revela el impresionante movimiento baguette en posición vertical, este calibre CO113 de remonte manual, ofrece una reserva de energía de hasta 40 horas gracias a su frecuencia de 4 Hz.

La estética de la esfera se completa con estructuras contemporáneas en ambos lados del movimiento y con una circunferencia que integra discretos índices y el nombre de la marca a las doce horas. Además, su corona se posiciona a las 6 horas. Cabe señalar que el uso de oro blanco o rosa en los mencionados elementos, excepto en la arquitectura decorativa, identifican a estas dos versiones.

Los Golden Bridge Titane DLC se presentan por primera vez en correa de caucho, su tonalidad negra y el nombre de la marca en sus grabados fortalecen la poderosa personalidad de esta nueva creación de Corum.

Total
5
Shares