Desde las incipientes civilizaciones maya y griega existe una afición y necesidad que jamás se ha abandonado y que hasta nuestros días continúa evolucionando: la medición del tiempo. Remontándonos hasta aquellos días encontramos los primitivos -pero muy ingeniosos- relojes de Sol griegos, una reproducción refinada del conocimiento transmitido los babilonios y que devinieron en una serie de desarrollos horológicos , como el que hoy presentamos, y que hasta el momento no se detienen.

Con números, figuras, desde el continente americano, pasando por Europa y hasta Asia, el tiempo y el ingenio humano nos han dado una número incalculable de instrumentos de medición del tiempo, desde los simples -o ultracomplicados- relojes de muñeca, hasta los relojes de pared y mesa más excéntricos en términos de diseño y tecnología.

Así y directo del ingenio geek, llegan los relojes de pared y mesa Chromatic Clocks. Un instrumento de medición del tiempo, como todos, pero caracterizado por el uso de LED’s para indicar las horas, minutos y segundos. De acrílico y materiales ligeros, los Chromatic Clocks pueden cargar su batería vía USB y los colores del arcoiris pueden programarse para indicar las horas según el gusto del original dueño.