Se trata del primer reloj creado como parte del proyecto Naissance d’une Montre – Le Garde Temps, vendido en la subasta de Christie’s en Hong Kong por una asombrosa cifra de 1,461, 507 dólares (su precio final es de 450 mil dólares). Esta pieza resume los esfuerzos de Robert Greubel, Stephen Forsey y Philippe Dufour por salvaguardar y transmitir el conocimiento de la relojería tradicional y sus técnicas. Recientemente, el guardatiempos Montre Ecole recibió 100 de 100 puntos por la guía independiente de críticos The Watch Enthusiast.

El primer esfuerzo de este compromiso se reflejó en 2006 con la creación de la Time æon Foundation, cuya labor principal es transmitir el conocimiento de la relojería tradicional a las generaciones de jóvenes artesanos. Con esta idea en mente, el grupo de expertos que también incluía a Vianney Halter y otros, resolvió que que el conocimientos y las habilidades necesarias para crear una pieza de Alta Relojería, se pasarían a un joven relojero de su elección. El elegido fue Michael Boulanger, quien ya se desempeñaba como profesor de la escuela de relojería de París y a quien se le consideró como el candidato ideal por su gran interés en los retos, una gran paciencia y sobre todo un inmenso interés.

Después de 7 meses nació formalmente el proyecto y Michael Boulanger se convirtió en el discípulo de Philippe Dufour, quien por 6 años trabajó en los talleres artesanales de Greubel Forsey aprendiendo las técnicas y el uso de las herramientas necesarias para crear piezas de excepción.

Después de varias etapas en su desarrollo, el School Watch (Montre Ecole) se presentó en 2016, inspirado en la estética de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. El reloj presume un movimiento invertido con un display de tres agujas, un tourbillon cuya jaula evoca a los trabajos de Abraham Louis Breguet y Jacques-Frédéric Houriet.

Cabe destacar que las ganancias recibidas por del reloj Montre Ecole serán destinadas a la Time æon Foundation y sus esfuerzos por preservar esta fascinante tradición.