Cartier revisita su propia historia y reinterpreta su emblemático modelo Tonneau, una referencia originalmente lanzada en 1906 que se identifica por su caja en forma de tonel. Ahora, la Maison hace gala de su savoir faire y se inspira en este reloj para presentarnos los Cartier Privé Tonneau, su carta de presentación para este SIHH que se avecina.

El primer modelo llamado Privé Tonneau se ofrece en dos versiones: con caja de platino y esfera plateada o caja de oro rosa y disco champagne. Ambas referencias poseen números romanos como índices y manos azuladas tipo Breguet. Además, conservan la forma de tonel de su antiguo predecesor.

En su interior cuentan con el calibre 1917 MC, un movimiento de remonte manual con 38 horas de reserva de energía. Cabe señalar que la versión de platino está limitada a 100 unidades.

El segundo guardatiempos se trata del Skeleton Dual Time Zone, como su nombre lo indica cuenta con diseño esqueletado y complicación de segunda zona horaria. Su caja en forma de tonel está realizada en platino u oro rosa, según la versión. Su esfera revela la arquitectura lineal del calibre 9919 MC, un movimiento de cuerda manual con 60 horas de autonomía.

Este mecanismo anima a sus dos indicadores de usos horarios dispuestos en forma vertical. Con la corona ubicada a las 4 horas se puede ajustar la segunda zona horaria. Sobra añadir que ambas referencias, en oro rosa y platino, están limitadas a solo 20 piezas.