Combinemos la excelsa joyería y la Alta Relojería de Harry Winston, agreguemos un poco de Art Decó y finalicemos con un toque de luces de neón de Broadway ¿el resultado? Los binóculos de ópera Broadway Glasses by Harry Winston. Un asomo al universo teatral de Broadway en la Nueva York de la década de los 30, cuando se erigieron grandes íconos del paisaje arquitectónico Art Decó como el edificio Chrysler y el Empire State. Fue también una época agitada en el ámbito cultural, un momento para recordar.

 

Anteriormente apodados como “impertinentes”, los binóculos de ópera permiten observar mejor lo que ocurre en el escenario -y entre los presentes- y fueron muy populares entre las mujeres de la alta sociedad en los siglos XVIII y XIX. A partir de entonces, estos instrumentos se adornaron con piedras preciosas y presumían de diseños cada vez más complejos y envidiables.

Los Broadway Glasses by Harry Winston están creados a partir de oro blanco y titanio, recubiertos casi en su totalidad por diamantes y ónix negro. En el puente de este bellísimo objeto, aparece sorpresivamente un reloj, cuya esfera está engastada con 48 diamantes talla baguette rodeados de ónix negro y esmeraldas en las esquinas.

Tan bellos como funcionales, los Broadway Glasses cuentan con un mango de longitud ajustable hecho en oro blanco de 18 quilates con marquetería  de ónix, 30 diamantes talla brillante y 14 diamantes corte baguette.