Bremont Supersonic: cinco décadas del vuelo del Concorde

Esta semana, la firma inglesa de relojería Bremont presentó una de sus creaciones más ambiciosas, dispuesta a robar la atención de miles de fanáticos en ambos lados del Atlántico, el Bremont Supersonic que incorpora partes de la legendaria aeronave de origen británico.

El Concorde, que dejó de volar en 2003, realizó viajes al doble de la velocidad del sonido (más rápido que una bala de rifle) y redujo a la mitad el tiempo de los cruces transatlánticos. Hoy, cerca de quince años después de este suceso, Bremont atrapa la esencia de la década de 1970, cuando el Concorde voló por primera vez, con una esfera blanca que representa la pintura altamente reflectante que se había desarrollado de forma exclusiva para este avión.

El nuevo Bremont Supersonic integra el primer movimiento manual de viento de la marca, con una reserva de marcha de 8 días e indicador de cuenta regresiva en la esfera a las 12 en punto. Sus agujas hacen eco del azul de British Airways, mientras que un motivo de la icónica silueta del avión se dibuja en la sub-esfera de segunda mano.

El modelo está disponible en acero inoxidable, oro blanco u oro rosa. Está protegido por una caja de 43 milímetros de diámetro, misma que resguarda el movimiento de cuerda manual BE-11M de calibre modificado. Los precios comienzan en 12 mil dólares para el modelo de acero inoxidable, 24 mil para la versión de oro blanco y 22 mil 495 para la referencia de oro rosa.