Berger Joyeros festejará pronto su primer centenario desde que Alex Elías Berger, comenzó su legado en Ámsterdam, Holanda donde fundó su primer taller dedicado a la alta joyería.

Quizá para muchos cien años de historia suenen fácil, sin embargo, durante este tiempo la que ahora es considerada una de las firmas más importantes en la industria joyera tuvo que afrontar hechos socioeconómicos como el estallido de la II Guerra Mundial, el exilio y la crisis económica de 1982 en México.

El negocio familiar inició cerca de 1895, sin embargo, fue hasta 1918 cuando el señor Berger se trasladó a Bélgica, donde se consolidó como uno de los joyeros más importantes de la industria europea.

Después de gozar un excelente periodo de crecimiento, la familia Berger se vio forzado a huir al estallido de la Segunda Guerra Mundial, lo que los llevó a residir dos años en Cuba y luego en México.

Originalmente, el señor Alex Berger buscaba trasladarse a Nueva York, sin embargo, pronto consolidó su negocio como mayorista de diamantes por lo que decidió asentarse en México.

Al crecer involucrados en el negocio familiar, Maurice y Silvain, hijos de Alex Berger, comenzaron a fabricar y diseñar elegantes piezas de joyería que vendían con gran éxito en eventos exclusivos en la década de los setenta.

Después de enfrentar la crisis de 1982 en México, Ari y Sergio Berger, quienes conforman la tercera generación Berger, enfocaron sus esfuerzos en expandir el negocio en México, lo cual lograron con la apertura de su tienda ubicada en Av. Masaryk, la inauguración de la primera boutique Rolex en América Latina en 2015 y la segunda en Palacio de Hierro Moliere en 2018.

Desde entonces, Berger Joyeros se ha consolidado como uno de los referentes más importantes en materia de joyería y alta relojería en América Latina, manteniendo una alianza con firmas como Rolex, Chopard, Bvlgari, entre otras.

Actualmente, han sumado espacios en Paseo Interlomas y Vía Santa Fe, sin embargo, el desafío de la cuarta generación no será expandirse sino adaptarse a la innovación del negocio y mantenerse como un gran referente en la industria, asegura Sergio Berger.