Las ediciones limitadas de Bell & Ross tiene un impacto muy particular tanto en los aficionados como en la gente involucrada con el mundo de la aviación. En esta ocasión presentan una pieza que habla por sí sola, el “Blackbird” cronógrafo BR 126. A diferencia de otras marcas que las ediciones sólo presentan una pequeña variación de su colección regular, Bell & Ross aporta mucho en este atractivo guardatiempo.

La función flyback (función que permite con una sola pulsación parar, poner a cero y reiniciar la cuenta de la aguja trotadora segundera central, cualquier cronógrafo del mercado necesitaría tres pasos para lograr esto) que habría que destacar, junto con su contador de minutos.

La originalidad tiene un brío especial en esta pieza, los detalles complementan la armonía estética. La configuración de las tres subesferas es distinta: el segundero se ubica a las 3h., el contador de horas del cronógrafo a las 6h y la tercera subesfera se utiliza como indicador 24 horas de la hora convencional. Para hacer más fácil la legibilidad, la marca de relojes Bell & Ross ha optado por aplicar color en función de la aplicación de cada aguja. El tiempo real en color blanco, cronógrafo en amarillo.