En la presente edición de Baselworld 2019, Tudor ha presentado una edición totalmente inesperada, creada a partir de su herencia militar. Nos referimos al Black Bay P01, inspirado en un prototipo desarrollado en la década de 1960 para sustituir al Oyster Prince Submariner referencia 7928 que usaba la Marina estadounidense.

Este nuevo modelo de Tudor expresa el carácter experimental de aquel proyecto, su caja de acero satinado con acabado mate ofrece una hermeticidad de hasta 200 metros y se extiende hasta los 42 milímetros de diámetro. Por su parte, la corona se sitúa a las 4 horas.

Dotado de un bisel giratorio bidireccional con sistema de bloqueo a través de un eslabón móvil a las 12 horas, el elemento más destacado de este P01 y el más inusual en la colección Black Bay.

La esfera se presenta abombada en negro mate mientras que los índices luminiscentes y las peculiares agujas Snowflake en color blanco. Además, ofrece función de fechador en una apertura ubicada a las 3 horas.

Su precisión está garantizada por el calibre de manufactura MT5612, un movimiento automático con rotor bidireccional y certificación COSC. Este mecanismo genera una reserva de energía de aproximadamente 70 horas.

El Black Bay P01 se ofrece con una correa híbrida de cuero y caucho con motivo Snowflake en la parte posterior, el cierre desplegable como el de seguridad cuentan con acabados satinados y aseguran una sujeción óptima en la muñeca.