Uno de ellos, el GMT-Master II, se robó muchas de las miradas asistentes a la feria de relojería y joyería en Basilea, Suiza, Baselworld 2018, con sus funciones de doble huso horario y un nuevo movimiento de manufactura, el calibre 3285, con novedades mecánicas que aceleraron los corazones de los apasionados de la relojería. Otro elemento del GMT-Master II responsable de su éxito en la feria, es que por primera vez está disponible en una versión con brazalete Jubilé, en acero Oystersteel y un bisel de cerámica Cerachrom bicolor (rojo y azul) que los coleccionistas adoran y que con cariño han apodado “Pepsi”.

Este modelo, sorprendente por donde se le mire, también se ofrece en versiones de oro Everose de 18 quilates (aleación exclusiva de Rolex), además de una versión Rolesor Everose que combina el acero Oystersteel y el oro Everose de 18 quilates. Pero no sólo se introducen una gama única de materiales, como habíamos dicho, la precisión del nuevo calibre 3285 es incomparable y garantiza una reserva de marcha de aproximadamente 70 horas.

Otros dos modelos que captaron el interés de coleccionistas, aficionados y medios, fueron sin lugar a dudas las nuevas referencias del Cosmograph Daytona -vestido de gala- y el Rolex Deepsea, el favorito de los aventureros y amantes de las profundidades marinas.

En cuanto al Cosmograph Daytona, esta nueva propuesta se distingue por un bisel engastado arcoiris y su construcción en oro Everose de 18 quilates. Poniendo de manifiesto el expertise joyero de Rolex, el bisel de este Daytona presume 36 zafiros corte baguette en degradado de colores. Más zafiros (11) se dejan ver en la esfera del Daytona haciendo las veces de índices y reflejando el mismo color de la gema ubicada al frente en el bisel.

Más joyas se han colocado en este nuevo Cosmograph Daytona: 56 diamantes talla brillante adornando las asas y los protectores de la corona. Además, en la esfera negra los contadores de cronógrafo se visten de Gold Crystals en color rosa. Pero no todo es brillo en este modelo, que además cuenta con en calibre 4130 con espiral Parachrom creado por Rolex que, además de sus cualidades antimagnéticas, ofrece una reserva de marcha de aproximadamente 72 horas.

Y para cerrar con broche de oro o mejor un Oysterlock creado por Rolex, el nuevo Oyster Perpetual Deepsea se introduce en acero Oystersteel y una esfera D-blue inspirada en la versión que conmemoraba al reloj creado para el Deepsea Challenge, la expedición de las profundidades marinas patrocinada por Rolex y la National Geographic Society en 2012.

Este es un reloj de dimensiones robustas de caja: 44 milímetros, creado para su uso en las fosas abisales: ofrece una hermeticidad en hasta profundidades de 3900 metros. Para este mismo efecto, el nuevo Deepsea posee una válvula de escape de helio, una herramienta infalible para los expertos del buceo, creada por Rolex en 1967. Su brazalete Oyster se presenta más ancho, con el broche de seguridad Oysterlock y el sistema de extensión Rolex Glidelock.

Por supuesto, se trata de una pieza con la certificación de Cronómetro Superlativo, además del nuevo calibre de vanguardia 3235 con una precisión de -2/+2 después del encajado. Es un movimiento mecánico de cuerda automática que ofrece una reserva de marcha o autonomía de 70 horas.