Audemars Piguet, fiel a su sofisticada tradición, reinterpreta con maestría una de sus referencias emblemáticas para dama con la colaboración de la diseñadora de joyas italiana Carolina Bucci. Se trata de una reinvención de su icónico Royal Oak Frosted Gold, una pieza que conmemoró 4 décadas del Royal Oak para dama. Ahora, la firma se complace en presentar el Royal Oak Frosted Gold Carolina Bucci.

Esta nueva creación toma el nombre de su diseñadora y destaca por su esfera de espejo plateado e impresionante acabado polvo de diamante en oro amarillo en su caja de 37 mm y brazalete. El asombroso disco de espejo, el componente más exigente, presume índices aplicados de oro amarillo y manos Royal Oak con tratamiento luminiscente. Además, ostenta una abertura de fechador a las 3 horas.

Esta renovada versión está animada por un movimiento automático de 280 componentes y vibra a una frecuencia de 3,00 hz. Su reserva de marcha es de hasta 60 horas y garantiza sus funciones. Se ofrece con un brazalete martillado de oro amarillo de 18 quilates con hebilla desplegable AP. Es hermético hasta 50 metros bajo el agua y está limitado a 300 unidades.

El Royal Oak Frosted Gold Carolina Bucci es la evolución de uno de los relojes femeninos más aclamados en la alta relojería. Su creación requirió de la artesanía suprema de Carolina Bucci y el excelso savoir faire relojero de Audemars Piguet. “Una especie de obra maestra”, palabras de la Presidenta de la junta directiva de Audemars Piguet, Jasmine Audemars, para referirse a esta excepcional pieza.