Audemars Piguet expande sus dominios,  nada más y nada menos que a un edificio ubicado en el barrio de Salamanca localizado en Madrid España. El título de “emblemático” es porque fue construido por el gran arquitecto madrileño Antonio Palacios, la calle donde está localizado lleva por nombre Marques de Villamejor 3.

Antonio Palacios es conocido como el diseñador del Palacio de Comunicaciones de la Plaza de Cibeles, actualmente sede del Ayuntamiento de Madrid. Esta sede posee gran historia ya que dentro hay tres inmuebles firmados por Antonio Palacios. En uno de ellos vivió Ortega y Gasset. El conocido arquitecto Tarruel vecino de la casa y encargado de la profunda reforma a la que se ha sometido el edificio, afirmó en una entrevista: “La reforma requiere intervenciones quirúrgicas de relojero”. Estas palabras inspiraron a Audemars Piguet a instalarse aquí.

Hablando un poco del arquitecto Antonio Palacios, él nació en un pueblo de Galicia en 1876, a pesar de residir permanentemente en Madrid y de realizar en esta ciudad algunas de sus obras más conocidas, siempre mantuvo un vínculo cultural y profesional con su entorno gallego natal. La producción arquitectónica de Palacios alcanza su punto álgido en el periodo que va entre 1910 y 1926. Su estilo arquitectónico inicial se adhiere al Sezessionsstil vienés y, poco a poco evoluciona hacia un regionalismo arquitectónico, aunque sin abandonar raíces hispanas caracterizadas por los estilos plateresco y manuelino. Posee, además, fuertes influencias expresionistas.