El automovilismo es una fuente de inspiración para las casas relojeras y en Oris no es la excepción. En 1970, la firma presentó su primer modelo basado en el deporte del motor. Ahora, en 2019, el Artix GT Skeleton hace lo propio, esta vez con una esfera esqueletada que exhibe su mecanismo interno, al igual que el cofre abierto de un automóvil revela el motor.

Con un diseño sofisticado sin perder la esencia deportiva, el Artix GT Skeleton está resguardado en una caja multipiezas realizada en acero inoxidable con un diámetro de 42 milímetros y hermeticidad de 100 metros.

El disco, protegido por un cristal de zafiro abovedado, exhibe el movimiento Swiss Made a través de su esqueleto. La lectura del tiempo se lleva a cabo con sus 3 manos centrales, índices aplicados con Super-LumiNova y un anillo con escala minutera.

El Artix GT Skeleton está animado por el calibre Oris 734, base SW 200-1. De cuerda automática gracias a su rotor rojo bidireccional y con una autonomía 38 horas. Sus acabados se pueden apreciar por el reverso de su caja, dotada con un cristal de mineral transparente.

El nuevo reloj de Oris se encuentra disponible con una correa de piel café que refuerza su aspecto deportivo, también se ofrece con un brazalete con cierre desplegable en acero inoxidable.